SISTEMAS DE DETECCIÓN DE INCENDIOS

Un sistema automático de detección de incendios está compuesto por varios elementos capaces de detectar el incendio sin intervención humana emitiendo una señal que activa la alarma para que los ocupantes de las instalaciones tengan el tiempo suficiente para evacuar el lugar. Según como se comuniquen los elementos con la central de detección, los sistemas pueden ser convencionales o analógicos.

 

 


CONVENCIONAL

Este tipo de sistemas está indicado solamente en espacios diáfanos, en los que de un rápido vistazo se puede identificar la zona donde se está dando lugar el incendio. Esto puede ser así en garajes, naves diáfanas, locales …

Normalmente estas instalaciones suelen estar formadas por una central de incendio así como varios elementos que completan la instalación como son los detectores de incendios, pulsadores, sirenas y la señalización correspondiente tal y como marca la normativa. Su funcionamiento es simple. La central de incendio está conectada a una serie de dispositivo, todos ellos agrupados por zonas (máximo 32 elementos por zona), el numero de zonas operativas va a depender del modelo de Central a instalar. Cuando un elemento del sistema salta o genera una alarma, la Central de incendio de forma que esta muestra una alarma en la zona (no en el elemento de manera individual) provocando la actuación de los dispositivos de alarma de la instalación.

La principal característica de estos sistemas es que las centrales operan por zonas nunca van a detallar el estado individual de un detector ni van a permitir anular elementos de forma individual, siempre ha de hacerse la operativa por zonas.

ANALÓGICA Ó ALGORÍTMICA

En estos sistemas, los elementos se relacionan con la central de forma que desde ésta se puede saber qué elemento ha dado la alarma, fecha, estado de los elementos, estado del detector, etc. Asimismo, se pueden configurar varios módulos de activación para enlazar con otros sistemas. Estos sistemas son capaces de identificar exactamente el punto en el que se está produciendo el incendio. Por ello, son ideales para edificios de oficinas, hoteles, colegios, hospitales, centro comerciales y construcciones similares.

Estos sistemas son más avanzados por la complejidad y las prestaciones que ofrecen.

La principal diferencia son sus Centrales, ya que permiten un conjunto de parametrizaciones y prestaciones que no tienen las convencionales, además disponen de mucho de elementos y zonas a conectar, ejecutan instrucciones programadas con anterioridad, pueden trabajar con varias centrales en red, módulos de salida, entradas, interconexión de periféricos, etc...

Un sistema analógico se caracteriza porque cada elemento del sistema se puede tratar de forma individualizada. Se puede identificar, conocer su estado, programar umbrales de respuesta, asociar maniobras entre ellos y muchos más puntos. Sería algo así como la domótica de la protección contra incendios. Incluso hay sirenas que, aparte de emitir un sonido, pueden enviar mensajes de voz para guiar a las personas en caso de una evacuación por un incendio; este hito puede ser clave durante la confusión que se produce durante un incendio.

Por último, son unos sistemas muy válidos pues las centrales permiten grabar como mínimo los últimos 1000 eventos que se han producido (en ocasiones llegan a 10000 eventos) y de esa forma se tendrá información totalmente fiable de las alarmas, ya sean reales o falsas, de las averías y del sitio aproximado donde se producen, de si alguien ha entrado a manipular la central y todo tipo de sucesos que puedan haber ocurrido desde la última revisión de las instalaciones.